Actualizaciones de la guerra de Ucrania: últimas noticias

Crédito…Sergei Ilnitsky/EPA, vía Shutterstock

Los soldados rusos que controlan una planta de energía nuclear gigante en Ucrania están deteniendo a los trabajadores y sometiéndolos a brutales interrogatorios en busca de posibles saboteadores, lo que lleva a muchos empleados a irse y genera preocupaciones sobre la seguridad, dicen funcionarios ucranianos.

La planta de energía nuclear de Zaporizhzhia, la más grande de Europa, se encuentra en el sur de Ucrania, en la ciudad de Enerhodar, en el lado este del río Dnipro, frente al territorio que aún ocupan las fuerzas ucranianas. Con 11.000 trabajadores, la planta ocupa un lugar estratégicamente importante, y las preocupaciones de seguridad en la planta hacen que cualquier contraofensiva ucraniana para recuperar el área sea particularmente complicada.

Las fuerzas rusas han fortificado el exterior de la planta con trincheras y artillería pesada, y en el interior están intensificando las medidas para encontrar a cualquiera que crean que pueda representar una amenaza, según funcionarios locales y de la empresa.

“La gente está siendo secuestrada en masa”, dijo el alcalde exiliado de Enerhodar, Dmytro Orlov, durante una reunión el miércoles con funcionarios de Energoatom, la empresa estatal que supervisa el complejo. “Se desconoce el paradero de algunos de ellos. El resto se encuentra en condiciones muy difíciles: están siendo torturados y maltratados física y moralmente”.

Orlov dijo en una entrevista con una estación de radio local esta semana que muchos empleados de la planta y otros residentes estaban tratando de escapar al territorio controlado por Ucrania. “Incluso los jóvenes se están yendo de la ciudad”, dijo. “No está claro quién operará la planta de energía nuclear”.

Las declaraciones del Sr. Orlov no pudieron ser confirmadas de forma independiente. Pero funcionarios de Energoatom han ofrecido relatos similares basados ​​en entrevistas con trabajadores de la planta, y testigos en otras partes ocupadas de Ucrania han transmitido informes similares de detenciones masivas de civiles.

En la misma reunión, Petro Kotin, presidente interino de Energoatom, dijo que la “incautación y transformación gradual de la planta en una base militar con muchas armas y explosivos” equivalía a un acto de “terrorismo nuclear”. Dijo que la compañía continuaría apoyando a sus empleados en los territorios ocupados de todas las formas posibles.

El mes pasado, Kotin expresó su preocupación por la militarización rusa de la instalación.

“La planta de energía nuclear de Zaporizhzhia es una instalación bien fortificada incluso en tiempos de paz”, dijo. “Es una base militar perfecta. Además, los rusos entienden que la cantidad de material nuclear que allí se encuentra los protege. Ucrania no atacará tal objeto”.

Enerhodar, al igual que otras áreas ocupadas por Rusia en el sur, ha sido escenario de ataques de un creciente movimiento de resistencia en el sur de Ucrania, con civiles conocidos como partisanos involucrados en la violencia contra las fuerzas de ocupación, la desobediencia civil y los esfuerzos para ayudar al ejército ucraniano. y represalias de las fuerzas rusas.

Las tensiones en la ciudad escalaron el 22 de mayo, cuando Andrii Shevchyk, a quien los rusos habían nombrado alcalde, resultó herido en un atentado con bomba frente a su apartamento. Fue trasladado en avión a Crimea para recibir tratamiento médico. Al día siguiente, según Energoatom, las fuerzas rusas dispararon varias veces a un empleado de la planta de energía nuclear en su casa.

Esta semana, Vladimir Rogov, representante ruso en el principal consejo de gobierno de la región de Zaporizka, que incluye la planta nuclear, dijo en una entrevista televisiva que era hora de instituir la pena de muerte para los “criminales de guerra”.

Ivan Federov, el alcalde exiliado de Melitopol que se ha convertido en una especie de portavoz no oficial de la resistencia ucraniana en la región, estimó el martes que las fuerzas rusas habían detenido a unos 500 lugareños solo en su ciudad natal.

Su afirmación no pudo ser verificada de forma independiente porque Rusia controla estrictamente el acceso a los territorios ocupados. Las fuerzas rusas inspeccionan regularmente los teléfonos celulares de las personas que viven allí en los puestos de control y durante los registros de sus hogares, según testigos, lo que hace que la comunicación con extraños sea extremadamente riesgosa.

El propio Federov fue secuestrado por las fuerzas rusas antes de ser liberado, parte de un patrón que se ha desarrollado en pueblos y aldeas, incluido Enerhodar. Ivan Samoidyuk, el primer teniente de alcalde de Enerhodar, ha estado bajo custodia rusa durante más de tres meses, según funcionarios ucranianos.

A medida que Rusia intensifica su represión, el gobierno ucraniano ha prometido una gran contraofensiva y les ha dicho a todos los que puedan huir de los territorios ocupados que se vayan antes de que comience.

Artículos relacionados

últimos artículos