Motín en el equipo de España cuando 15 futbolistas se niegan a jugar en un intento por destituir al entrenador en jefe | selección española de fútbol femenino

La selección española femenina entró en crisis el jueves por la noche cuando 15 jugadoras se declararon no disponibles para la selección mientras Jorge Vilda continúe como entrenador en jefe.

Cada uno de los jugadores ha escrito a la Federación Española (RFEF) insistiendo en que la situación con el técnico, al que no habían podido dar de baja a finales de agosto, ha afectado a su salud y estado anímico y que no tienen intención de volver hasta se encuentra una solución.

Seis jugadores del Barcelona estaban entre los que enviaron correos electrónicos, al igual que las jugadoras del Manchester United, Ona Batlle y Lucía García, y las jugadoras del Manchester City, Laia Aleixandri y Leila Ouahabi. La capitana Irene Paredes y la ganadora del Balón de Oro Alexia Putellas no estaban entre ellas, pero una lesión hizo que esta última ya no estuviera disponible para los próximos partidos de octubre.

La Federación respondió con un fuerte comunicado calificando esto como “sin precedentes en la historia del fútbol”, una situación que “va más allá del deporte para ser una cuestión de dignidad”, e insistiendo en que no cederá ante la presión. La Federación señaló que negarse a jugar para la selección nacional podría resultar en sanciones de entre dos y cinco años, pero declaró que simplemente no convocaría a ninguno de los jugadores involucrados hasta que “admitieran su error y se disculparan”. La Federación colocará jugadores juveniles si es necesario.

Las cartas llegan tres semanas después de un motín en el que miembros de la selección española expresaron su descontento con Vilda al presidente Luis Rubiales. Luego también confrontaron a Vilda, pero él se negó a renunciar. Los jugadores comparecieron juntos en una rueda de prensa -apoyada en redes sociales por Putellas- en la que Paredes insistió en que “no habían pedido su destitución” pero admitió que “los capitanes, en representación del grupo, comunicamos lo que sentimos”. Dijo que les habían asegurado que habría cambios.

España jugó contra Ucrania el 6 de septiembre. El viernes llegaron correos de Patri Guijarro, Mapi León, Aitana Bonmatí, Mariona Caldentey, Sandra Paños, Andrea Pereira y Clàudia Pina desde Barcelona, ​​además de Batlle, Aleixandri, Ouahabi, Ainhoa ​​Vicente, Lucía García, Lola Gallardo, Amaiur Sarriegi y Nerea Eizagirre. Ninguno de los jugadores del Real Madrid envió correos electrónicos.

Ona Batlle, que juega su club de fútbol para el Manchester United, está tratando de quitar a Jorge Vilda como head touche Fotografía: Oscar J. Barroso/Shutterstock

La Federación se negó a ceder ante esa presión, y el tono y el lenguaje beligerantes utilizados en su respuesta subrayaron que la reconciliación será extremadamente difícil. Un comunicado emitido el jueves por la noche confirmó que habían recibido 15 cartas que, señaló, estaban todas “casualmente escritas de la misma manera”.

“La RFEF no permitirá que los jugadores cuestionen la continuidad del entrenador, ya que tomar esas decisiones no forma parte de su función”, prometía el comunicado. “La Federación no aceptará ningún tipo de presión ejercida por ningún jugador a la hora de tomar decisiones deportivas. Este tipo de intrigas no se ajustan a los valores del fútbol o del deporte y son perjudiciales”.

“Según la legislación española, no acudir a la llamada de la selección está tipificado como infracción grave y puede dar lugar a suspensiones de entre dos y cinco años. [But] la RFEF, frente al comportamiento de estos jugadores, quiere dejar claro que no llevará las cosas a ese extremo ni presionará a los jugadores. Simplemente no convocará a aquellos jugadores que no deseen vestir la camiseta española.

“La RFEF solo convocará a jugadores comprometidos, aunque eso signifique jugar con canteranos. La selección necesita jugadores comprometidos con el proyecto y la defensa de nuestros colores y orgullosos de vestir la camiseta de España. Los jugadores que han presentado su renuncia solo regresarán en el futuro si admiten su error y se disculpan”.

España jugará contra Suecia en Córdoba el 7 de octubre. De la mano de Vilda, España alcanzó los cuartos de final de la Eurocopa 2022, donde perdido en la prórroga ante Inglaterra.

Artículos relacionados

últimos artículos